Por Guatemala y por Centroamérica

 

 

 

                                                                                                                                                                                                                                                                               Las mujeres y los hombres que el 14 de enero asumirán sus cargos en el gabinete de gobierno encabezado por Bernardo Arévalo y Karim Herrera, tienen una responsabilidad enorme, porque deben mostrar desde el primer segundo que son personas honradas y funcionarios competentes.

     Lo que ha vivido Guatemala en los últimos 15 años en términos de deterioro institucional parecía que no tocaría fondo. Pero sí, un ciclo se está cerrando y este nuevo gobierno, que deberá ser probo por sobre todas las cosas, se encamina a tratar de levantar la testa de Guatemala y a enderezar algunos entuertos.

     Es un momento espectacular para Centroamérica, porque Bernardo Arévalo y su equipo cercano, y el Movimiento Semilla y el enhiesto movimiento indígena y el estudiantado más consciente y las trabajadoras de los mercados y muchos más no se dejaron vencer frente a las acciones arteras y seudolegales que quisieron invalidar los sorprendentes resultados electorales de 2023.

     Es una hora de fundación pero también de mucho peligro, porque los aviezos topos están ahí, al acecho y que nadie crea que no seguirán actuando. Pero por ahora han perdido la correlación política de fuerzas.

     Cuatro años es poco tiempo para obtener avances significativos, pero se pueden aperturar algunos senderos que permitan aproximarse a horizontes menos oscuros. Poco y bueno, dice el dicho.

     Avanti!

Deja una respuesta

Follow by Email
Instagram