China y la bomba de la deuda soberana

 

ANNE O. KRUEGER

 

El hecho de no poder adelantarse a las inminentes crisis de la deuda del mundo en desarrollo representaría un fracaso moral y también frenaría en gran medida el crecimiento económico mundial. La comunidad internacional debe terminar lo que comenzó con el Marco Común del G20, encontrando una manera de incorporar a China y a los principales acreedores privados.

WASHINGTON, DC – Los flujos de capital internacional han sido durante mucho tiempo una fuente importante de crecimiento económico. Los ahorros en países de ingresos más altos han financiado inversiones de alto rendimiento en países de ingresos bajos, generando beneficios para todos. Después de la Segunda Guerra Mundial, los flujos de capital bajo el Plan Marshall impulsaron la rápida reconstrucción de Europa, y después de que esos países se recuperaron, extendieron su propia ayuda exterior y otros flujos financieros oficiales al mundo en desarrollo. El financiamiento privado también aumentó sustancialmente; en la década de 1990, representó más de la mitad de los flujos totales de capital hacia los países en desarrollo.

Algunos de estos flujos condujeron a resultados espectaculares. Corea del Sur era uno de los países más pobres del mundo en la década de 1950, con una tasa de ahorro de solo el 3% del PIB. Pero después de implementar importantes reformas de política, pudo aprovechar grandes entradas de capital para financiar inversiones con tasas de rendimiento muy altas. Desde entonces se ha convertido en una economía avanzada. Las altas tasas de ahorro e inversión significan que no tiene dificultad para pagar su deuda.

Pero no todos los países de bajos ingresos han aplicado políticas macroeconómicas y de otro tipo que conducen al crecimiento. Muchos se han endeudado para cubrir los déficits de la balanza de pagos y otros problemas, agotando sus reservas de divisas y poniendo en peligro su acceso a los mercados de capital privados.

Durante décadas, la comunidad internacional abordó estos problemas a través del Fondo Monetario Internacional y un acuerdo informal entre los acreedores oficiales (del gobierno) conocido como el Club de París. Cuando un país endeudado tuvo problemas, el FMI intervino para proporcionar financiamiento a corto plazo y recomendar reformas políticas diseñadas para que la economía volviera a la senda del crecimiento sostenible.

Una vez que el Fondo y el gobierno del país deudor habían acordado un programa de reforma, los acreedores del Club de París podían negociar una reducción de la deuda bilateral oficial existente para hacerla sostenible. Implícito en este proceso estaba que los acreedores privados también debían aceptar un “recorte” similar. De lo contrario, los fondos de rescate del FMI terminarían siendo utilizados para pagar las deudas del país con el sector privado, en lugar de restaurar la actividad económica.

Aunque este sistema de gestión de crisis estaba lejos de ser perfecto, en general funcionó. Pero la situación ha cambiado notablemente en las últimas dos décadas, durante las cuales China se ha convertido en un importante prestamista para los países en desarrollo. A partir de 2022, los 74 países de ingresos más bajos del mundo tenían obligaciones de servicio de la deuda por un total de $ 35 mil millones, con $ 13,1 mil millones (37%) adeudados a China. Según un informe de política del Instituto Peterson de Economía Internacional de mayo de 2021 , China representa más del 50% de toda la deuda de los países pobres con los acreedores oficiales.

YA-Magazine_Promo_Onsite_1333x1000_Alt

Asegure su copia de PS Quarterly: The Year Ahead 2023

Nuestra revista anual del cuarto trimestre está aquí y está disponible solo para suscriptores de Digital Plus y Premium. Suscríbase a Digital Plus hoy y  ahorre $15 .

SUSCRÍBASE AHORA

El surgimiento de China como uno de los principales acreedores ha creado problemas, sobre todo porque rechazó una invitación para unirse al Club de París. Si bien los miembros del Club de París comparten información sobre las sumas que se les deben, China no lo hace. Tampoco ha estado dispuesto a participar de manera significativa en los acuerdos multilaterales de reestructuración de la deuda. En cambio, ha operado como una caja negra, adjuntando acuerdos de confidencialidad a muchos de sus préstamos y canalizando el crédito a través de una amplia gama de agencias.

En 2020, el G20, que incluye a China, acordó un marco común para abordar el sobreendeudamiento en los países en desarrollo. Pero ha habido poco progreso adicional desde entonces. Este mes, Ghana se convirtió en el cuarto país en solicitar apoyo en el marco del mecanismo.

Mientras tanto, el número de países que enfrentan serios problemas de servicio de la deuda ha seguido creciendo. Zambia y Sri Lanka ya han dejado de pagar sus préstamos y sus economías están en profunda recesión . Si bien Sri Lanka, junto con Malawi, ha aceptado tentativamente los términos de un nuevo programa del FMI, no se puede firmar el acuerdo (o desembolsar los fondos) hasta que la deuda sea sostenible. Pero cuando el nivel de deuda existente es insostenible, el FMI no puede aprobar el préstamo sin que todos los acreedores importantes estén de acuerdo con una reestructuración.

La parálisis resultante ha puesto en peligro a muchos otros países pobres. Túnez no puede cumplir con su presupuesto sin la financiación de bonos internacionales. Ghana, que ya luchaba bajo una pesada carga de deuda, se vio obligada en noviembre a emitir una letra del Tesoro a seis meses con una tasa de interés ruinosa del 36% . Pakistán, después de haber sido devastado por las inundaciones del verano pasado, tiene reservas de divisas equivalentes a solo un mes de importaciones , muy por debajo de un nivel considerado seguro. Y estos son solo algunos de los países con niveles de deuda que son, o pueden llegar a ser, insostenibles.

Sin ayuda internacional, estos países altamente endeudados se enfrentarán a una continua escasez de electricidad, combustible y otros elementos esenciales (como vimos en Sri Lanka el año pasado), lo que conducirá al estancamiento o declive económico. A medida que más países caigan en esta trampa, se producirán crisis humanitarias y fuertes aumentos de la pobreza.

Redunda en interés de todos encontrar formas de garantizar la reestructuración de la deuda, junto con las reformas de política económica necesarias, para los países que lo necesitan con urgencia. Un impulso renovado en este tema podría producir un acuerdo entre China y otros países acreedores en beneficio de todos. La ruta más prometedora, dado el papel crucial del FMI en el apoyo a las reformas de la política macroeconómica, sería otorgar al Fondo mayor autoridad para considerar que la deuda es insostenible.

No adelantarse a las inminentes crisis de la deuda del mundo en desarrollo representaría un fracaso moral y también frenaría en gran medida el crecimiento económico mundial, ya que induciría una mayor presión para la protección en los países avanzados y estimularía una mayor resistencia a las reformas en los países en desarrollo. El resultado sería un estancamiento y una depresión prolongados en las economías endeudadas, con enormes costos humanitarios.

Anne O. Krueger, ex economista jefe del Banco Mundial y ex primera subdirectora gerente del Fondo Monetario Internacional, es profesora investigadora sénior de Economía Internacional en la Escuela de Estudios Internacionales Avanzados de la Universidad Johns Hopkins y miembro sénior del Centro para el Desarrollo Internacional de la Universidad Stanford.

Fuente: click aqui

 

 

Deja una respuesta

Follow by Email
Instagram