Bitácora electoral 6

EQUIPO DE INVESTIGACIÓN CENTROAMERICANA

27

La política y la fama están asociadas. La mala fama de unos y la buena fama de otros puede ser determinante para la elección de candidatos y partidos políticos. Rodolfo Parker ha sido presentado por el presidente de la república como alguien nefasto, lo que le genera mala fama para un sector de la población y buena para otro. La clave es cómo se catapulta la fama hacia el poder político. El mundo no está hecho de buenos y malos. Las categorías morales decimonónicas no deberían seguir atormentando la conducta y las decisiones de la sociedad. La vida es una sucesión de contrapesos, la Tierra está hecha de fragmentos, no de dos pedazos, el ying yang se decide en cada instante y los instantes son infinitos. Tomar eso en consideración es indispensable para comprender cómo se catapulta la fama hacia el poder político.

28

Ejemplos, están por doquier. El presidente de la república fue a presentar al municipio de san Juan Opico la inauguración de un CUBO, proyecto que busca combatir la delincuencia con acceso a libros, arte, computadoras, internet, procesos de formación y enseñanza. Eso, le genera buena fama, y se puede ver en un video que compartió Noticiero El Salvador (el nuevo periódico del Gobierno), donde Nayib Bukele camina y saluda a sus seguidores que le aplauden y le gritan halagos. Que cientos de miles de personas vean ese video donde un líder político es apreciado por su pueblo, no es más que una estrategia comunicacional viable, si tomamos en cuenta que la sociedad salvadoreña y su cultura está siendo teledirigida desde hace al menos tres décadas por las grandes cadenas multinacionales que entretienen, informan y distraen a los espectadores, que en otros púlpitos se les llama ciudadanos y que en la publicidad del presidente de la república y de su partido político Nuevas Ideas se les denomina ‘pueblo’ y al que le hablan con el hashtag #VotaporlaNdeNayib para fidelizar a la audiencia.

29

Faltan 50 días para las elecciones de concejos municipales y diputaciones. Cada quien ha cultivado su fama y se ha asociado al partido con quienes más se identifica o en quien confían porque son sus fundadores y continúan participando en los comicios aunque lleven treinta años o más de estar en un cargo público. El presidente de la República no debería estar haciendo campaña para su partido, sin embargo, ha estado en campaña desde que apareció en escena en el 2012, pero no es una campaña política, es la campaña comunicacional de un influencer  que se ha metido a política y juega bajo esas reglas y no bajo ordenamientos morales decimonónicos. La oposición, sus detractores o los más escépticos lo saben, pero no existe una contrapartida, un Némesis o un proyecto político sólido que pueda hacerle frente a la vorágine del mundo del espectáculo, de momento, habrá que seguir observando el acaecer de la mass media y los delirios que genera en la humanidad.

9-1-2021

 

Deja una respuesta