Estatuas frente a manifestantes

DAVID MASCIOTRA

 

Hay pocos temas morbosos sujetos a mayor especulación que la lealtad religiosa de la «base» del presidente Donald Trump. Por qué una cantidad alarmantemente grande de estadounidenses se niega incluso a considerar cualquier crítica a Trump merece el escrutinio de los politólogos, los psicólogos y quizás los novelistas de terror que trabajan en la escuela de Edgar Allan Poe.

     Lo que está muy claro es que no importa quién vote por Trump, él y el Partido Republicano en el nivel nacional no tienen interés en gobernar en nombre de los seres humanos vivos, con la excepción de garantizar que una pequeña minoría de multimillonarios aumente sus carteras de inversión. Trump no muestra preocupación por los estadounidenses que mueren por COVID-19, la violencia racista o cualquier otra enfermedad o injusticia. No demuestra respeto por los profesionales de la salud que intentan valientemente salvar a sus pacientes de la muerte, y parece cruelmente indiferente a las luchas de millones de trabajadores cuyos medios de vida han sido destruidos por la emergencia sanitaria. No hace falta decir que Trump también muestra desprecio por Black Lives Matter, los inmigrantes y cualquier persona que se oponga a su reelección,

     Él y sus habilitadores se dedican apasionadamente a la protección de las estatuas: objetos de piedra inanimada sin pulso, familia o sistema nervioso central. La consistencia y la fuerza de la defensa de Trump en nombre de figuras sin vida y de tamaño real, y la disposición de sus funcionarios republicanos y expertos populares de derecha para empeñarse en esto, muestra una capacidad para resolver problemas creativamente que ninguna crisis afecta a los seres sintientes. No los inspira el cambio climático ni los 27 millones de estadounidenses sin seguro médico ni las altas tasas de pobreza infantil.

     Con independencia si se trata de una estrategia de campaña cínica para distraer a los estadounidenses de problemas reales con el simbolismo emocional, esta sensibilidad por los monumentos, en oposición a la preocupación por la crueldad hacia las personas, divide con claridad la política estadounidense en la representación de dos grupos: estatuas versus seres humanos. 

     El Partido Republicano se ha reunido alrededor de su líder no solo para proteger a esta circunscripción que no vive con la amenaza de multas o incluso encarcelamiento para aquellos que desfiguran una estatua, sino también con promesas de ampliar esa circunscripción. Trump ha prometido la creación de un «jardín de héroes» que permitirá que los organismos vivos se mezclen con representaciones de piedra de los muertos. La lista de héroes que recibirán tributo en el jardín incluye a los famosos homófobos Antonin Scalia y Billy Graham, junto a Jackie Robinson y Susan B. Anthony. Tras el anuncio de Trump, no había duda de que muchos observadores estaban sorprendidos por la omisión del jardín de Roy Cohn.

     Tal vez, si los gobiernos locales actúan rápidamente para construir monumentos a los antiguos residentes que murieron por la pandemia de COVID-19, Trump, tal vez hablaría al respecto. En su extraño discurso del 4 de julio, pronunciado en tonos sorprendentemente moderados, solo hizo una referencia pasajera al virus y sus víctimas. El doctor Anthony Fauci dijo en junio que sus reuniones con el presidente «han disminuido de un modo drástico».

     En su firme rechazo a representar a un electorado vivo, Trump no solo ha descuidado la pandemia como una crisis que debe ser manejada para salvar vidas, sino que ha trabajado activamente para exacerbar su costo. Ha amenazado con deportar a los estudiantes con visas extranjeras si las universidades no vuelven a abrir por completo en el otoño, y ha emitido un ultimátum similar a las escuelas primarias y secundarias sugiriendo que puede retener la ayuda federal de las escuelas que se quedan con el aprendizaje en línea o combinado.

     No contento con 134 000 muertes por COVID-19 y contando, la administración de Trump se ha movido para destruir la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio, siguiendo un caso ante la Corte Suprema que podría invalidar la totalidad del programa de salud característico de Barack Obama. Mientras tanto, la misma presidencia patológica extiende su campaña contra la vida humana con la revocación de las regulaciones contra la contaminación del aire. Gina McCarthy, presidenta del Consejo de Defensa de Recursos Nacionales, explica que, además de los efectos nocivos a largo plazo, un aumento en las toxinas atmosféricas «hará que la COVID-19 sea más mortal».

     Una tecnología tan simple como las máscaras faciales es esencial para la seguridad de todos, particularmente la de los trabajadores de la salud, pero el «país más grande en la historia del mundo», como a la derecha le gusta presumir insípidamente, no puede garantizar que todas las enfermeras y los médicos tengan suministro suficiente de equipo de protección personal. National Nurses United realizó una encuesta a 23 000 enfermeras registradas, y descubrió que un asombroso 85% no tuvo más remedio que romper con el consejo médico y reutilizar máscaras diseñadas para un solo uso.

     El vicepresidente Mike Pence, presidente del grupo de trabajo sobre coronavirus y apóstol principal del evangelio de Trump, sugirió en una sesión pública que los trabajadores de la salud deberían «preservar y reutilizar los suministros de EPP». 

     Mientras tanto, la revelación de que decenas de millones de estadounidenses desempleados, muchos de ellos todavía esperando cobrar beneficios de desempleo, no pueden pagar su renta, y que el anterior paquete de alivio por la emergencia sanitaria contenía más fondos y excenciones fiscales para grandes corporaciones que asistencia para pequeñas empresas. Finalmente, el Partido Republicano instó a la idea de otro cheque de estímulo de $1200. ¡Uno se asombra de su magnanimidad!

     El anuncio del «jardín de los héroes» se parece al equipo del último lugar que celebra un desfile de la victoria en su ciudad natal. Cada vez más patético, Estados Unidos puede simplemente anunciar sus logros pasados, mientras que el resto del mundo civilizado regresa a la escuela y al trabajo y, al menos por ahora, ha dejado atrás la pandemia. Japón, Nueva Zelanda y la mayoría de los países de la Unión Europea han demostrado lo que es posible cuando los gobiernos buscan servir los intereses de los seres humanos. 

     También han practicado mejor la sabiduría de Thomas Jefferson, el hombre cuyo monumento se ha convertido en una obsesión para Donald Trump. Jefferson declaró una vez en una carta a James Madison lo que él creía que era evidente: «La tierra pertenece a los vivos».  

     Miles de estadounidenses mueren innecesariamente, mientras que otros millones enfrentan miseria y privación. La administración Trump se niega incluso a hablar con claridad y empatía sobre la asombrosa escala de la crisis. Pero en algún lugar un pájaro defeca sobre la cabeza de bronce de Robert E. Lee, y el partido político en el país más rico del mundo está preparando una manguera. 

 

David Masciotra. Escritor independiente, colaborador regular de Salon.com y autor de  cinco  libros, incluyendo Mellencamp: trovador de América y el que está por publicarse: Yo soy alguien. Por qué Jesse Jackson importa.

Fuente: clic aquí

 

Deja una respuesta